La investigación extensa ha demostrado que los siguientes suplementos son especialmente útiles para aliviar los síntomas relacionados con la artritis, especialmente el dolor y la inflamación. Siempre consulte a su médico antes de tomar cualquier suplemento.

  • Bromelina: Puede reducir la inflamación y el dolor de la artritis tan eficazmente como un AINE (medicamento antiinflamatorio no esteroide). La dosis recomendada es de 80 a 320 miligramos por día, dividida en dos o tres dosis.
  • Ácido gamma linolénico (GLA): Ayuda a disminuir la inflamación y el dolor, especialmente con la artritis reumatoide. La dosis recomendada es de 1 a 2 gramos de GLA al día.
  • Ginger: Se ha demostrado que reduce el dolor de rodilla de la OA (osteoartritis), gracias a sus capacidades analgésicas y antiinflamatorias. La dosis recomendada es de 225 miligramos de extracto de jengibre altamente purificado dos veces al día.
  • Sulfato de glucosamina y condroitín sulfato: aumenta la producción de cartílago y las moléculas que lo mantienen húmedo y disminuye la descomposición del cartílago, aliviando así el dolor de la artrosis e incluso ralentizando su progresión. La dosis recomendada es de 500 miligramos de glucosamina y 400 miligramos de condroitina, cada uno tomado tres veces al día.
  • Extracto de semilla de uva: alivia el dolor de la artritis y el daño articular al combatir la inflamación y prevenir o reparar el daño de los radicales libres en las células. La dosis recomendada es de 75 a 300 miligramos diarios durante tres semanas y de 40 a 80 miligramos diarios para mantenimiento.
  • Niacina: Ayuda a mejorar la movilidad articular en la OA. La dosis recomendada es de 15 miligramos diarios en forma de niacinamida. (Sólo tome dosis mayores bajo la supervisión de su médico.)
  • Ácidos grasos omega-3: Ayuda a aliviar el dolor y la inflamación que se observa en la artritis reumatoide. Algunos sugieren tomar omega-3 que contienen 3 gramos de DHA o EPA (tipos de ácidos grasos) diariamente.
  • Selenio: Ayuda a combatir el daño de los radicales libres en las articulaciones y tejidos circundantes. La dosis recomendada es de 100 a 200 microgramos diarios.
  • Vitamina E: Combate el dolor y ayuda a controlar el daño de los radicales libres en los tejidos articulares. La dosis recomendada es de 400 a 800 unidades internacionales diarias.
  • Vitamina C: Actúa junto con la vitamina E contra los radicales libres. Los investigadores han reportado que la vitamina C puede ayudar a detener la progresión de la osteoartritis, así como a disminuir el dolor de la OA. La dosis sugerida es de 500 a 1,000 miligramos de vitamina C por día.