1. Salud
  2. Ayudándote a ti mismo con Reiki

Libro Relacionado

Por Nina L. Paul

Reiki es una energía curativa suave. Su cuerpo puede usar esta energía para casi cualquier cosa que necesite. Aquí hay algunas razones comunes para usar Reiki:

  • Estás estresado y necesitas un cuidado tierno y amoroso.
  • Está tomando medicamentos recetados por el médico y desea reducir o eliminar los efectos secundarios de estos medicamentos.
  • Tienes poca energía o te sientes bla o desmotivado y necesitas un estimulante.
  • No has estado durmiendo bien.
  • Te sientes atascado emocional o mentalmente y quieres saber cómo seguir adelante.
  • Sólo quieres una deliciosa delicia para tu cuerpo, mente y espíritu.

Puedes pensar en Reiki como una dosis de amor. Cuando recibas una sesión de Reiki, sentirás los efectos que el amor puede darte. Esto no es amor de una persona en particular; es sólo la esencia del amor y cómo eso puede sanarte.

¿Cómo puede ayudarte el Reiki? De tantas maneras. Reiki te ayuda a hacer lo siguiente:

  • Relájate: El deseo de sentirte más relajado es la razón principal por la que la gente prueba Reiki. Si te sientes ansioso, estresado o tenso, el Reiki puede ayudarte a sentirte más tranquilo. Cuando te sientes relajado, tu cuerpo es más capaz de manejar los altibajos de la vida. Debido a que el Reiki ayuda a la relajación, puede ayudarle a lidiar con y sanar de cualquier problema o enfermedad.
  • Manejar una enfermedad física: Otra razón principal por la que la gente prueba Reiki es para ayudar a superar la enfermedad o el dolor. Tu cuerpo está hecho de energía, y el Reiki ayuda a equilibrar tu energía y a eliminar cualquier bloqueo al flujo de energía. Reiki trabaja no sólo para reducir la ansiedad, disminuir el dolor y relajarte, sino que también trabaja en la causa subyacente de la enfermedad.
    En una situación familiar, el Reiki ayuda a curar desde pequeños rasguños y moretones hasta la gripe o incluso accidentes graves o enfermedades de larga duración. Por lo menos, Reiki te relaja lo suficiente para que puedas tener una mejor actitud hacia tu enfermedad, lo que te ayuda a mejorar más rápido.
  • Manejar un trastorno emocional: Después de sufrir una pérdida, como la muerte de un ser querido o el fin de una relación, seguramente te puedes beneficiar del impulso que Reiki puede proporcionar. Aquí hay algunos ejemplos de momentos para probar Reiki:

– Cuando usted sufre un shock emocional, como la pérdida de un familiar o amigo: Incluso si sufres una pérdida trágica, el Reiki puede ser uno de los métodos para ayudarte a enfrentar esta pérdida y reconstruir tu vida.

– Durante las transiciones de la vida: Los cambios en la vida, incluso los cambios positivos, pueden ser estresantes. Mudarte a casa, empezar un nuevo trabajo, o tener un bebé puede agitar la olla emocional, y el Reiki puede ayudarte a dar sentido a tu situación y sentirte listo para el cambio.

– Si estás en un estado de agotamiento emocional: Tal vez usted está cuidando de un padre anciano, tratando de ser la supermamá de los niños pequeños, o trabajando en dos trabajos para llegar a fin de mes. Si sientes que estás al final de la cuerda o a punto de desmoronarte, el Reiki puede ayudarte.

– Cuando estás tomando decisiones: Suponga que tiene que tomar una decisión importante en su vida y se siente atascado. Usted puede estar tratando de averiguar si desea cambiar una relación o un trabajo o qué curso de acción tomar para una empresa de negocios. Tal vez usted quiere un poco de claridad sobre qué hacer con una enfermedad física. Reiki te ayuda a relajarte, y mientras te relajas, la respuesta puede venir a ti!

  • Sentirse conectado espiritualmente: Mientras te relajas con Reiki, te desprendes de tus preocupaciones y preocupaciones diarias. Ahora puedes escuchar la voz tranquila dentro de ti. Puedes sentir paz. Estás conectando con tu ser superior y con el espíritu. Además, algunas personas encuentran que el Reiki ayuda a su proceso intuitivo, ¡así que podrías despertar tu psíquico interior!