Los trastornos alimentarios, en particular la anorexia nerviosa, pueden ser mortales. Las siguientes listas explican las muchas consecuencias médicas de la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa.

Entre el 5 y el 20 por ciento de los anoréxicos morirán.

  • El músculo cardíaco cambia y su latido se vuelve irregular, lo que puede llevar a un paro cardíaco y a la muerte.
  • La deshidratación, los cálculos renales y la insuficiencia renal pueden causar la muerte.
  • El daño hepático (que empeora si el abuso de sustancias también es un factor) puede resultar en la muerte.
  • La menstruación a menudo se detiene, incluso antes de perder mucho peso. Esto se llama amenorrea y puede llevar a infertilidad y pérdida ósea u osteoporosis.
  • Los músculos se desgastan, resultando en debilidad y pérdida de función.
  • La digestión lenta causada por la falta de energía y la disminución de la función corporal produce irritación intestinal y estreñimiento.
  • La pérdida permanente de calcio óseo conduce a fracturas y problemas de por vida de osteoporosis.
  • La persona se vuelve intolerante al frío (especialmente en las manos y los pies) y tiene los ojos hundidos, pérdida de cabello, hinchazón y piel seca.
  • El sistema inmunológico se debilita.
  • La piel se vuelve seca y manchada y tiene un tono gris o amarillo poco saludable.
  • Se puede presentar anemia y desnutrición.
  • Pueden producirse desmayos, trastornos del sueño, pesadillas y confusión mental.
  • Además de estas complicaciones, las siguientes complicaciones médicas comunes asociadas con la bulimia nerviosa son el resultado de ciclos repetidos de atracones y purgas:

  • Se puede presentar pérdida de masa muscular por vómitos excesivos.
  • El vómito y el abuso de laxantes y diuréticos eliminan el cloruro de sodio y el potasio del cuerpo, lo que provoca un desequilibrio electrolítico. Se puede presentar arritmia (latidos cardíacos irregulares), lo cual, en última instancia, puede llevar a la insuficiencia cardíaca y a la muerte.
  • Los ácidos estomacales en el vómito pueden erosionar el esmalte dental, resultando en daños tales como caries y decoloración. Los ácidos pueden entrar en las glándulas salivales en el mes, causando glándulas inflamadas en el cuello, cálculos en los conductos salivales y «mejillas de ardilla».
  • El vómito autoinducido puede provocar irritación y desgarros en el revestimiento de la garganta, el esófago y el estómago.
  • El abuso de laxantes puede crear una dependencia y resultar en la incapacidad de tener evacuaciones intestinales normales.
  • El abuso de medicamentos para ayudar a inducir el vómito, como la ipecacuana, puede resultar en toxicidad, insuficiencia cardíaca y muerte.
  • Se pueden presentar úlceras pépticas.
  • Las consecuencias médicas del trastorno por atracones compulsivos se asocian con mayor frecuencia con la obesidad e incluyen las siguientes:

  • Presión arterial alta, niveles elevados de colesterol y niveles elevados de triglicéridos, que pueden causar endurecimiento de las arterias y enfermedades cardíacas.
  • Aumento del riesgo de cáncer de intestino, de mama y de reproducción.
  • Aumento del riesgo de diabetes.
  • Aumento del riesgo de daño artrítico en las articulaciones.