1. Salud
  2. Nutrición
  3. Vitaminas
  4. Construyendo Huesos Fuertes con Vitamina D

Libro Relacionado

Vitamina D para tontos

Por Alan L. Rubin

Incluso antes de que supiéramos lo que era la vitamina D, hemos entendido que es importante para construir huesos fuertes. El hueso no es un órgano inerte. Tiene funciones críticas en el cuerpo, que pueden dividirse en tres categorías principales: mecánica, sintética y metabólica.

  • Mecánica: El hueso proporciona las funciones mecánicas de movimiento, protección (de los órganos principales), forma y transmisión de sonido (en el oído interno).
  • Sintético: Todos los glóbulos sanguíneos del cuerpo (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas) se producen dentro de las cavidades del hueso, en un tejido llamado médula.
  • Metabólico: El hueso cumple una serie de funciones metabólicas que son esenciales para el funcionamiento normal del cuerpo, incluyendo el almacenamiento de minerales, el equilibrio ácido-básico, la desintoxicación y la función de los órganos endocrinos.

¿Qué es el hueso?

Los huesos son muy fuertes pero relativamente ligeros. Para hacer un buen hueso, se necesita un andamiaje de proteínas; luego se necesita endurecer el andamio con cristales de calcio y fósforo.

Existen dos tipos diferentes de hueso:

  • Hueso cortical o compacto: Este es el hueso duro y denso que forma la parte del tubo de los huesos largos, como el fémur que se encuentra en el muslo. También compone el cráneo y la parte externa de las costillas y vértebras. La médula vive en el centro de los huesos largos y las costillas y está protegida por el hueso cortical.
  • Hueso esponjoso o trabecular: Este tipo de hueso es más poroso que el hueso cortical. Se encuentra al final de los huesos largos y dentro de las vértebras. Esta estructura tejida funciona como un amortiguador. La médula se puede mezclar dentro de los poros del hueso trabecular. Comparando los dos tipos de hueso: cortical y esponjoso.

El hueso bueno y fuerte se produce de dos maneras diferentes:

  • Cuando usted está creciendo, los extremos de sus huesos crecen debido a la acción de las células llamadas condrocitos. Estas células viven en la parte de los huesos largos llamada «placa de crecimiento», una estructura en el extremo de los huesos largos.
  • La otra forma en que se produce hueso nuevo es mediante otra célula formadora de hueso llamada osteoblastos. Estas células viven en la superficie del hueso. Tanto los osteoblastos como los condrocitos producen proteínas que sirven como el armazón del hueso.

A medida que el hueso se mineraliza, el osteoblasto puede incrustarse en el hueso recién formado. Cuando esto sucede, cambian y se convierten en osteocitos. Los osteocitos son como sensores dentro del hueso que detectan cuando el hueso mineralizado tiene pequeñas fracturas por sobrecarga. Esto lleva a los osteocitos a enviar señales a un tipo de células llamadas osteoclastos, cuya función es disolver el hueso.

Estas células reabsorben el hueso ya sea cuando el hueso necesita reparación o cuando el cuerpo necesita calcio o fósforo. Después de hacer su trabajo, el hueso perdido es reemplazado por osteoblastos (las células formadoras de hueso). A medida que este proceso ocurre, el hueso conserva su forma. Todo el proceso se llama remodelación ósea.

La remodelación ósea ocurre por dos razones principales:

  • Proporciona una fuente de calcio para mantener el calcio en la sangre estable.
  • Mantiene la fuerza del hueso como material estructural.

La vitamina D aporta el calcio y favorece el crecimiento óseo

Sin suficiente vitamina D en el cuerpo, los huesos están en problemas. Esto se debe a que el calcitriol (vitamina D activa o 1,25(OH)2 vitamina D) tiene una serie de funciones en el control de cómo su cuerpo utiliza el calcio, así como en la producción de hueso sano:

  • En el intestino, el calcitriol induce la producción de proteínas que hacen que el calcio sea absorbido de los alimentos al torrente sanguíneo. Gran parte del calcio absorbido termina siendo absorbido por el andamiaje proteico que forman los osteoblastos.
  • En la glándula paratiroidea, el calcitriol suprime la producción de más hormona paratiroidea. La hormona paratiroidea es una señal para descomponer el hueso y liberar calcio. Cuando su estado de vitamina D es demasiado bajo, su cuerpo no puede producir calcitriol y los niveles de la hormona paratiroidea aumentan.
  • En los riñones, el calcitriol induce la producción de proteínas que impiden que el calcio sea excretado en la orina. Al mantener más calcio (¡pero no demasiado!) en el cuerpo, usted protege sus huesos.
  • En el hueso, la vitamina D hace que los osteoblastos produzcan más del andamiaje de proteínas que luego se mineralizan para formar hueso maduro.