1. Salud
  2. Embarazo
  3. Pruebas con amniocentesis durante el segundo trimestre

Libro Relacionado

Embarazo para tontos, 4ª edición

Por Joanne Stone, Keith Eddleman, Mary Duenwald

La amniocentesis es una prueba que se realiza insertando una aguja delgada y hueca en el líquido amniótico y luego extrayendo parte del líquido a través de la aguja hacia una jeringa. El líquido amniótico se puede examinar de varias maneras.

Crédito: Kathryn Born, MAI Si

su médico realiza una amniocentesis genética – una revisión de los cromosomas fetales – por lo general se realiza a las 15 a 20 semanas. El médico puede realizar la amniocentesis por otras razones, como verificar la madurez pulmonar del bebé, en cualquier momento posterior del embarazo.

Durante el procedimiento de amniocentesis, usted se acuesta boca arriba sobre una mesa. Su médico le limpia el abdomen con una solución de yodo. Usando ultrasonido para localizar un área de líquido amniótico que está lejos del bebé, su médico inserta una aguja delgada a través de su abdomen y útero dentro del saco amniótico. Después de extraer suficiente líquido amniótico (generalmente de 15 a 20 cc, o 1 a 2 cucharadas), se retira la aguja.

Una idea errónea común es que la aguja se inserta a través del ombligo. El punto exacto de inserción depende de la ubicación del feto, la placenta y el saco amniótico dentro del útero. Es posible que haya escuchado que la aguja de la amniocentesis es excepcionalmente larga, y que tenga miedo de las agujas largas.

Pero la longitud de la aguja, que le permite llegar al saco amniótico, no lo hace doloroso. El grosor de una aguja determina qué tan incómoda es, y una aguja para amniocentesis es muy delgada.

Hacerse una amniocentesis no es del todo indoloro, pero la mayoría de las mujeres informan que no es tan malo como esperaban que fuera. Después, su médico puede aconsejarle que descanse y evite la actividad extenuante y el sexo durante uno o dos días. La mayoría de las mujeres tienen un poco de calambres el día del procedimiento, lo cual es normal y se espera.

Una amniocentesis genética examina principalmente para ver que 23 pares de cromosomas están presentes y que su estructura es normal. No examina rutinariamente todas las posibles enfermedades genéticas o defectos de nacimiento. Las células del líquido amniótico deben ser incubadas antes de que su médico pueda leer los resultados de una amniocentesis genética. Los resultados suelen estar disponibles en una o dos semanas.

Si los estudios de sangre prenatales muestran que usted es Rh negativo, su médico le dará una inyección de inmunoglobulina Rh-D (Rhogam y Rhophylac son dos ejemplos actualmente en el mercado), lo cual ayuda a prevenir la sensibilización Rh.

Riesgos y efectos secundarios de la amniocentesis

No todos los pacientes tienen estos síntomas o problemas después de una amniocentesis, pero recuerde que pueden ocurrir:

  • Calambres: Algunas mujeres experimentan calambres durante varias horas después del procedimiento. El mejor tratamiento para estos calambres es el descanso. Algunos médicos recomiendan una sola copa de vino para ayudar a aliviar la molestia.
  • Manchando: Esto puede durar de uno a dos días.
  • Escape de líquido amniótico: Una fuga de 1 a 2 cucharaditas de líquido a través de la vagina ocurre en 1 a 2 por ciento de las pacientes. En la gran mayoría de estos casos, la membrana se sella en 48 horas. La fuga se detiene y el embarazo continúa normalmente. Si experimenta una gran cantidad de fugas o fugas persistentes, llame a su médico.
  • Lesión fetal: La lesión al feto es extremadamente rara, dado el uso de guía por ultrasonido.
  • Aborto espontáneo: Aunque la amniocentesis se considera muy segura, sigue siendo invasiva y se asocia con un pequeño riesgo de pérdida del embarazo. Estudios recientes han demostrado que el riesgo de pérdida del embarazo después de la amniocentesis es mucho menor que el 0.5 por ciento de riesgo anteriormente citado y probablemente se aproxime a 1 en 1,000. Su decisión de someterse al procedimiento debe sopesar tanto los riesgos como los beneficios, que varían según el individuo.

Una amniocentesis realizada más tarde en el embarazo – después de las 20 semanas – no conlleva el mismo riesgo incrementado de aborto espontáneo.

Sólo conlleva un riesgo muy pequeño de infección, ruptura de membranas (romper el agua) o inicio del trabajo de parto.

Razones para hacerse una amniocentesis

El médico puede recomendar una amniocentesis genética para las siguientes afecciones o situaciones:

  • Su edad es de 35 años o más en la fecha de parto (aunque las recomendaciones han cambiado, algunos médicos todavía recomiendan la amniocentesis para todas las mujeres mayores de 35 años). Esta recomendación de edad también depende del número de bebés que usted tenga. Por ejemplo, si usted está embarazada de gemelos, su médico puede ofrecerle una amniocentesis a los 33 años.
  • Tuviste una MSAFP elevada.
  • Tuvo resultados anormales en la prueba de detección del síndrome de Down (ya sea durante el primer o segundo trimestre).
  • Su examen de ultrasonido fue anormal, indicando, por ejemplo, crecimiento fetal deficiente o sospecha de anormalidades estructurales.
  • Ha tenido un hijo o un embarazo anterior con una anomalía cromosómica.
  • Usted está en riesgo de tener un bebé con cierta enfermedad genética.
  • Usted y su pareja tienen preocupaciones y quieren confirmar que los cromosomas son normales.

Su médico puede realizar la amniocentesis por otras razones:

  • Parto prematuro: Una infección dentro del líquido amniótico puede ser una causa de labor pretérmino. Su médico puede enviar el líquido a un laboratorio para que le hagan pruebas para detectar cualquier infección de este tipo.
  • Otras infecciones: Algunos pacientes pueden encontrarse en riesgo de desarrollar infecciones como toxoplasmosis, CMV (citomegalovirus) o parvovirus. El líquido amniótico se puede examinar para detectar evidencia de tales problemas en pacientes en riesgo.
  • Sensibilización Rh: Los pacientes con sensibilización Rh a veces son monitoreados con una prueba conocida como delta OD-450, en la cual se examina el líquido amniótico en busca de evidencia de glóbulos rojos fetales descompuestos.
  • Estudios de madurez pulmonar: Algunas veces su médico necesita averiguar si los pulmones del feto están lo suficientemente maduros para que el bebé nazca. Ciertos exámenes del líquido amniótico pueden determinar la madurez de los pulmones.