1. Salud
  2. Salud Mental
  3. Codependencia
  4. Cuestiones de Límites y Codependencia

Libro Relacionado

Codependency For Dummies, 2nd Edition

Por Darlene Lancer

Una buena crianza requiere tener límites apropiados y flexibles que respeten su individualidad y separación. En familias saludables, los padres respetan sus límites emocionales, mentales, sexuales y físicos. En las familias disfuncionales, los límites son rígidos, borrosos o una mezcla.

Límites individuales

Cuando los límites son demasiado rígidos, los miembros de la familia se desconectan emocional y físicamente. Puede que no haya ningún sentimiento de cercanía, ni afecto mostrado. Como adultos, los hermanos están emocionalmente distantes y las familias no suelen celebrar juntos. Los niños pueden estar distantes de sus hermanos y enredados con uno de sus padres.

En otras familias, los límites son inexistentes o están entrelazados, lo que te enseña que no tienes derecho a establecer límites. Los miembros de la familia chismean y reaccionan de manera exagerada entre sí, dan consejos no deseados e invaden los límites personales. Cualquier forma de abuso viola los límites. Algunos padres controladores toman sus decisiones y controlan sus pasatiempos, cursos escolares, amigos y vestimenta.

Los padres también pueden invadir sus límites fisgoneando, leyendo su correo, interrogando a sus amigos sobre usted, o saqueando o tomando sus pertenencias sin permiso. Ellos se resisten a su impulso de separarse porque quieren ser necesitados. La independencia natural es vista como deslealtad y abandono, y puedes rebelarte o sentirte culpable cuando intentas establecer límites con tus padres y con otros como adulto.

Describa los límites de su familia al crecer en las siguientes áreas:

  • Dinero
  • Sus pertenencias personales
  • Tocar físicamente y mostrar afecto
  • Sexo y desnudez
  • Emocional – respeto por sus sentimientos
  • Mental – respeto por tus pensamientos y opiniones

Límites generacionales

También hay límites generacionales entre padres e hijos. La tuya fue violada si te ponían en un papel de adulto. Esto puede haber sucedido si uno de los padres se ha hecho demasiado cercano a usted y lo ha utilizado como compañero, como confidente para discutir la relación o los problemas personales de sus padres, o como aliado en contra del otro padre.

Funcionaste como un sustituto emocional para la falta de intimidad entre tus padres y/o como un aliado o un peón en sus luchas de poder. Después de un divorcio, los límites generacionales a menudo no se respetan cuando uno de los padres utiliza a un hijo para transmitir mensajes al otro padre.

Los límites generacionales también se cruzan cuando un niño asume la responsabilidad paterna de un padre irresponsable o ausente emocional o físicamente. Esto puede suceder en familias monoparentales o si uno de los padres está enfermo, en el ejército o es adicto. Algunos niños de tan sólo 5 años se quedan para hacer sus propias comidas. Un niño puede asumir el papel de «madre pequeña» o «hombre pequeño» y cuidar de sus hermanos menores o de un padre necesitado.

Así es como muchos codependientes aprenden a convertirse en adultos y cuidadores que funcionan demasiado. Algunos reciben elogios por hacerlo, y su papel se convierte en parte de su personalidad como adultos.

Cruzar las fronteras generacionales es psicológicamente dañino. Si esto te sucedía a ti, tenías que reprimir tus necesidades y sentimientos para adoptar una persona antinatural e inapropiada para tu edad (ser «un poco adulto») para acomodar las necesidades de tus padres. Esto te separó de tu auténtico yo infantil.

Piensa en los límites entre generaciones:

  • ¿Tenías que realizar tareas de adulto o asumir responsabilidades de adulto?
  • ¿Alguno de sus padres le hizo una confidencia inapropiada?
  • ¿Alguno de los padres te pidió que hablaras con tu otro padre por él o ella?
  • ¿Creía que tenía una relación especial con un padre que excluía a su otro padre?
  • ¿Cómo se sintió en cada una de estas situaciones?