Coma más, pese menos, byDean Ornish, MD: Al mantener la grasa a no más del 10 por ciento de las calorías diarias y comer básicamente una dieta vegetariana alta en fibra, usted puede revertir la enfermedad cardíaca y perder peso.

Estudios publicados en revistas científicas han demostrado que esta dieta mantiene sus promesas. Sin embargo, muchas personas encuentran que una dieta vegetariana tan baja en grasas es demasiado estricta y difícil de seguir por mucho tiempo. Muchos nutricionistas creen que esta dieta es demasiado baja en grasa y que las comidas proporcionan poca saciedad o satisfacción a largo plazo.

Este plan de dieta tiene algunas buenas ideas para elegir alimentos más saludables. Sin embargo, puede que no sea un plan prometedor para toda la vida para muchas personas porque es muy restrictivo. Pero si usted puede incorporar algunas de las estrategias bajas en grasa y altas en fibra en su estilo normal de alimentación, puede hacer cambios positivos en su salud.

Buenos carbohidratos, malos carbohidratos, por Johanna Burani, MS, RD, CDE y Linda Rao, MEd

Su cuerpo necesita carbohidratos como combustible. Aunque usted no debe restringir la cantidad de alimentos con carbohidratos que consume, debe limitar los tipos de carbohidratos basándose en el índice glucémico.

Algunos carbohidratos se digieren más rápido y más completamente que otros. Por ejemplo, una papa blanca se convierte en glucosa más rápido que una cantidad igual de lentejas cocidas. El índice glucémico sí cambia en compañía de otros tipos de alimentos, como la grasa, o la forma en que los alimentos pueden cocinarse. Por lo tanto, el índice glucémico por sí solo no puede determinar si un alimento con carbohidratos encaja o no en su dieta.

Los estadounidenses comen demasiados carbohidratos simples, azucarados y refinados y no lo suficiente de los ricos en fibra. Aunque la mayoría de las personas comen sólo unos 11 gramos de fibra al día, las autoridades sanitarias recomiendan consumir de 20 a 35 gramos de fibra al día. Y recuerde, el consumo excesivo de calorías provenientes de la grasa, los carbohidratos o las proteínas hace que usted aumente de peso, no sólo de los carbohidratos solos.