1. Salud
  2. Relacionar la presión arterial alta con el consumo de cafeína

Libro Relacionado

Por Alan L. Rubin

La cafeína es un compuesto químico en las hojas, semillas y frutos de más de 63 especies de plantas, pero lo más común es que provenga de café y cacao en grano, nueces de cola y hojas de té. Pero el café no es la única fuente de cafeína – una lata de cola contiene 45 mg, el té verde tiene 30 mg, una onza de chocolate tiene 20 mg, e incluso Anacin viene en 65 mg para dos tabletas.

Aunque el caso contra la cafeína no es tan ordenado como los casos contra el tabaco y el alcohol, se ha demostrado que la cafeína en cualquiera de sus formas eleva temporalmente la presión arterial. Una o dos tazas de café no parecen ser perjudiciales a largo plazo, pero la tendencia a tomar múltiples tazas de café de alto octanaje (fuertemente cafeinado) es una causa definitiva de presión arterial persistentemente elevada.

Las personas que beben de cuatro a cinco tazas de café al día tienen un aumento de la presión arterial de 5 mm Hg. Si continúan bebiendo la misma cantidad, la presión arterial puede bajar si no tienen ya la presión arterial alta. Sin embargo, si tienen presión alta, pueden ser más sensibles al efecto de la cafeína en el aumento de la presión sanguínea; este aumento de la presión sanguínea se mantiene. El efecto es particularmente cierto en la población de edad avanzada.

Un aumento de 5 mm Hg en la presión arterial puede sonar trivial, pero resulta en un aumento de 21 por ciento en la incidencia de enfermedad cardiaca y de 34 por ciento en la incidencia de ataques cerebrales. Además, cuando se toma con alcohol o tabaco, lo cual es tan frecuente, la combinación aumenta enormemente el efecto de elevación de la presión arterial de esas drogas.

Los estudios sobre el efecto de la cafeína en la presión arterial continúan apareciendo. En el Journal of the American Medical Association de noviembre de 2005, un estudio de más de 250,000 mujeres encontró que las que bebían las bebidas que contenían más cafeína (incluyendo café y refrescos) tendían a tener la presión arterial más alta.

Tomar una taza de café justo antes de que le midan la presión arterial no es prudente. La elevación aguda de la presión arterial puede convencer a su médico de que usted tiene presión arterial alta sostenida.