Usted necesita reconocer que una de las estrategias clave para manejar su enojo con la Terapia Cognitiva Conductual (TCC) es ser más asertivo. La asertividad no es lo mismo que la agresión: implica respetarse a uno mismo y a los demás.

Usar un estilo agresivo o pasivo-agresivo para forzar a otros a respetarte es imposible, pero ganarse el respeto es algo que puedes hacer. Mantener sus derechos y responsabilidades en equilibrio es una gran parte de ser asertivo; como resultado, usted se está ganando el respeto mostrando respeto.

  • Ser respetado: Usted tiene derecho a ser tratado con respeto, a ser escuchado y tomado en serio. Eres tan importante como cualquier otro ser humano. Eres responsable de mostrar el mismo respeto. Otros también son importantes.
  • Tomando decisiones: Usted tiene derecho a elegir quién es y qué hace. Usted es responsable de aceptar que los demás tienen el mismo derecho a elegir. Las decisiones siempre tienen consecuencias. También eres responsable de los resultados de tus elecciones, buenas o malas.
  • Metiendo la pata: Tienes derecho a cometer errores. Nadie es perfecto. Las constantes críticas de los demás dicen más sobre sus problemas que tus habilidades! No querías que ocurriera el error, pero sigues siendo responsable de las consecuencias.
  • Respetar la igualdad: Usted tiene derecho a tener y expresar sus opiniones y sentimientos. Debido a que todos tienen los mismos derechos, usted es responsable de entender las posiciones de los demás y encontrar alguna simpatía por sus sentimientos.
  • Decir’no’: Siempre tienes derecho a decir’no’ sin sentirte culpable. Usted es responsable de aceptar un’no’ de los demás, incluso cuando no le gusta.
  • Mostrando honestidad: Es su derecho a ser honesto sobre sus sentimientos, pensamientos, puntos de vista y necesidades, incluso cuando es incómodo. Usted es responsable de ser honesto y abierto con los demás, sin esperar que ellos sepan lo que usted piensa y quiere automáticamente. También eres responsable de expresarte sin insultar o dañar a alguien, física o emocionalmente.