1. Salud
  2. Intervenciones: Romper con la negación y el miedo

Libro Relacionado

Adicción y recuperación para tontos

Por Brian F. Shaw, Paul Ritvo, Jane Irvine, M. David Lewis

Su familia a menudo ya no sabe qué hacer. Sus vidas se han puesto patas arriba. Están muy preocupados. Cada momento de vigilia está cargado de serias preocupaciones. Puede que hayas prometido muchas veces poner fin a tu adicción y conseguir ayuda. Cuando miran hacia atrás, las explicaciones de las horas perdidas, el dinero perdido y el trauma emocional, son ahora más claras. Estas pérdidas son las muchas caras tristes de la adicción. Aún no estás listo para detenerte – puede que sólo seas capaz de hacer promesas vacías y de pedir disculpas por culpa. ¿Qué pueden hacer? ¿Qué puedes hacer?

Cuando usted busca ayuda profesional, usted y su familia tienen miedo. Puede que tengas más miedo que nunca. Tus secretos serán expuestos. Usted puede encontrarse dispuesto a hacer cualquier cosa en este momento para evitar recibir ayuda. La mentira (mejor con cara seria e indignación) es típica. Puedes prometer lo que sea para aliviar la presión. Si eso no funciona, le devuelves los azotes: «¿Qué derecho tienes a decirme qué hacer? Si no dejas de cuestionarme, nuestra relación se acabó». El miedo y la hostilidad pueden ser palpables.

Los miembros de la familia no encontrarán maneras fáciles de guiarlo para que reciba atención médica. Estás en un ciclo de negación y miedo, alimentado por la vergüenza, el resentimiento y el profundo dolor interior. Te sientes tan solo que te endureces ante los arrebatos emocionales y la rabia de tus seres queridos. Se recomienda encarecidamente ayuda profesional si se encuentra en este punto.

Cómo funciona una intervención

Una intervención es un proceso objetivo, cuidadoso y sin prejuicios. Usted se enfrenta a la realidad de sus acciones por parte de aquellos que han sido afectados negativamente. El objetivo es motivarlo para que acepte la ayuda. Aunque su familia está definitivamente involucrada, un intervencionista profesional guía el proceso.

Las primeras intervenciones formales utilizaron el método Johnson, que fue desarrollado por un sacerdote llamado Vernon Johnson y dos amigos, Wheelock e Irene Whitney. El método Johnson comenzó como un desafío a la idea de que no se le podía ayudar hasta que tocara fondo – un punto en la vida en el que se pierde la familia, el trabajo, las finanzas o una combinación de ellas. El propósito de cualquier método de intervención es ayudarle a enfrentar su negación de problemas y su miedo al cambio, y ayudarle a recibir atención médica.

El intervencionista está capacitado para comunicarse con apoyo, ayudándole a aceptar su necesidad de ayuda y educándole a usted y a su familia sobre la adicción. Ella proporciona un enlace al tratamiento, asegurándose de que se encuentre y se comunique con el centro de tratamiento adecuado y que se complete la preparación de antecedentes para su ingreso. Usted está invitado a una reunión, pero es posible que no le digan mucho sobre el propósito de la reunión. En la reunión, que está cuidadosamente planeada y estructurada, las personas interesadas expresan amor y cariño mientras describen, en términos de comportamiento, cómo les está afectando. Ellos expresan sus deseos y necesidades para que usted entre al tratamiento.

Las personas preocupadas necesitan expresar sus preocupaciones claramente, sin caer en acusaciones y enojo. Una habilidad simple es comunicarse con un mensaje «yo» frente a un mensaje «tú». Por ejemplo, «Me siento triste» versus «Me haces sentir triste». Describir la conducta versus expresar sentimientos, opiniones y juicios es una habilidad aprendida. Se basa en hacer referencias a las acciones que son claramente observables, como por ejemplo las que podrían ser capturadas en vídeo o cinta de audio.

Durante la intervención, se describen las consecuencias realistas de no entrar en el tratamiento, con toda naturalidad. Las consecuencias pueden incluir la separación o el divorcio, la negativa de los hijos adultos a asistir a las funciones familiares, la pérdida del empleo y la pérdida de amistades. Otras personas no pueden controlar tus decisiones y tu comportamiento. Sólo pueden controlar sus respuestas a sus decisiones y comportamiento.

El proceso de intervención a menudo expone las debilidades del sistema familiar. Las familias que han sufrido durante mucho tiempo el comportamiento adictivo de un miembro pueden estar enojadas y ser punitivas. O pueden estar adormecidos en estados temporales o crónicos en los que ya no les importa lo que le suceda a usted. Por el contrario, pueden temer represalias por romper tus secretos y los códigos de silencio que te han ayudado a mantener tu comportamiento adictivo. La negación de problemas y la incredulidad en el potencial de cambio a menudo se suman para hacer la vista gorda a tu comportamiento adictivo. El intervencionista tiene que equilibrar la meta (ponerlo en tratamiento) con las complejas comunicaciones de los miembros de la familia que pueden tener asuntos viejos y nuevos que resolver.

Sin embargo, una intervención no es el momento para un curso completo de terapia familiar. Las reuniones de terapia familiar pueden y deben tener lugar después de que la persona adicta se haya establecido en el tratamiento.

La mayoría de los intervencionistas y médicos experimentados son especialistas en ayudarlo a superar su negación y aumentar su motivación para el tratamiento. Para lograr este objetivo, utilizan una entrevista motivacional.

La entrevista motivacional se ha convertido en una de las intervenciones más poderosas para ayudarle. Tal entrevista es conducida por un profesional entrenado y está diseñada para ayudarle a ir más allá de su culpa, miedo y enojo para participar en la toma de decisiones saludables. El intervencionista le ayuda a considerar sus decisiones prácticamente, en términos de lo que usted puede ganar con el cambio y lo que usted puede perder con el cambio – y lo que usted puede ganar y perder con no cambiar. El objetivo es ayudarle a tomar una decisión informada sobre el tratamiento.

Principios de intervención

Hay diez principios generales que influyen en la decisión de intervenir y que guían el proceso de intervención. Estos son:

  • Su comportamiento está causando un daño significativo en su vida.
  • La negación te impide apreciar completamente el daño que la adicción te está haciendo a ti y a tu vida.
  • Es poco probable que busques ayuda por tu cuenta.
  • Las personas involucradas con usted pueden cambiar el entorno cambiando el sistema de habilitación, lo que aumenta la probabilidad de que usted busque ayuda.
  • El sentido de genuina preocupación y comprensión transmitido por el intervencionista es uno de los factores más importantes para influir en su búsqueda de ayuda.
  • La ira y las medidas punitivas no tienen cabida en las intervenciones, porque aumentan sus defensas, lo que hace que sea menos probable que busque ayuda.
  • Las consecuencias de no recibir tratamiento no deben ser diseñadas para castigar, sino para proteger su salud y bienestar.
  • Usted requiere un período inicial de tratamiento intensivo, como un programa residencial de 28 días o un programa intensivo para pacientes externos, para abordar su negativa.
  • La intervención puede ser útil incluso si no es probable que usted vaya a tratamiento.
  • La intervención no es una confrontación. Más bien, es una expresión bien organizada de preocupación genuina por usted, dado un problema crónico y serio de adicción.