1. Salud
  2. Temblor Doméstico Asociado con Esclerosis Múltiple

El temblor es fuerte – de todos los síntomas de la Esclerosis Múltiple (EM), es probablemente el que tiene las opciones de tratamiento menos satisfactorias. Es un pariente cercano de los problemas de equilibrio causados por la desmielinización del cerebelo. El temblor más común en la EM se denomina temblor intencional. Este tipo de temblor es un movimiento relativamente lento de ida y vuelta de las manos, los brazos o las piernas que ocurre cuando usted hace un movimiento intencional, como por ejemplo, tender la mano para recoger algo. Cuando su médico le hace hacer la prueba del dedo a la nariz (tocando su dedo Ãndice a la punta de su nariz varias veces rápidamente), él o ella está buscando temblor.

Las personas con temblor pueden tener dificultades con las actividades diarias, por lo que es importante que encuentre profesionales de la salud (generalmente un neurólogo y un terapeuta ocupacional) que trabajen con usted para encontrar una solución. Las siguientes estrategias se utilizan para controlar el temblor:

  • Medicación: El desafío aquí es que muchos de los medicamentos que se han usado para controlar el temblor también son bastante sedantes, así que usted podría estar cambiando temblor por somnolencia. El truco es comenzar con una dosis baja y trabajar gradualmente hasta que usted obtenga algún alivio. Es posible que necesite probar varios tipos diferentes de medicamentos antes de encontrar algo que funcione para usted. Estos son algunos de los medicamentos más comúnmente usados:

– Atarax (hidroxizina): Antihistamínicos como éste pueden ser útiles si su temblor empeora con el estrés.

– Klonopina (clonazepam): Las propiedades sedantes de este medicamento pueden ayudar a calmar el temblor.

– Inderal (propranolol): Este betabloqueante funciona para algunas personas, pero generalmente es más útil con los otros tipos de temblor que no se observan en la EM.

– Zofran (ondansetrón): Esta medicación contra las náuseas funciona bastante bien, pero cuesta una fortuna.

– Mysoline (primidona): Este medicamento altamente sedante, que tiene algunas propiedades anticonvulsivas, a veces ayuda cuando nada más lo hace.

– Topamax (topiramato): Este medicamento para la migraña, que también se utiliza para tratar ciertos temblores que no son de la EM, puede proporcionar algún beneficio para el temblor intencional.

    Como puede ver, las opciones de medicación no son buenas, pero vale la pena probarlas todas.
  • Opciones mecánicas: Estas opciones, que utilizan estrategias físicas o de comportamiento en lugar de estrategias medicinales, son ofrecidas por su terapeuta ocupacional (OT, por sus siglas en inglés). Considere estos consejos:

– Estabilizar el antebrazo contra el cuerpo, una mesa o una silla puede ser útil porque el temblor típicamente involucra todo el brazo.

– Un aparato ortopédico puede ayudar a reducir los movimientos no deseados en la muñeca durante tareas particulares como escribir o comer, pero el aparato ortopédico debe retirarse después de terminar la actividad. Usar el aparato ortopédico a tiempo completo reduciría la movilidad en las articulaciones y provocaría el debilitamiento de los músculos.

– La pesa, una opción en la que se colocan pesas ligeras en las muñecas o los tobillos, proporciona estabilidad y reduce el temblor. También puede agregar peso al objeto que está usando. Los utensilios pesados, por ejemplo, pueden hacer que comer sea más fácil, mientras que un bolígrafo más pesado puede mejorar su escritura. Los pesos adicionales, por supuesto, son más agotadores de usar, por lo que necesita equilibrar su necesidad de estabilidad con su necesidad de conservar energía.

    Desafortunadamente, ninguna de estas opciones elimina el temblor. En cambio, su meta es encontrar las estrategias que minimicen su impacto en sus actividades diarias.

Para las personas con un temblor severo que no ha sido ayudado por ninguno de estos medicamentos o estrategias mecánicas, una técnica llamada estimulación cerebral profunda (ECP) puede ser útil. La EPC implica cirugía cerebral para implantar alambres profundos en regiones específicas del cerebro que controlan el movimiento. Los cables están conectados a un dispositivo interno similar a un marcapasos que puede programarse según las necesidades de la persona. Este dispositivo está actualmente aprobado por la FDA sólo para la enfermedad de Parkinson, pero se ha utilizado con éxito en algunas personas con EM.